TEMAS

Un ejemplar de águila perdicera, una especie en peligro de extinción, fue asesinado

Un ejemplar de águila perdicera, una especie en peligro de extinción, fue asesinado


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Ocurrió en el sur de Cerdeña, para ser exactos en el campo de Giba, hace tan solo unos días. Un espécimen del Águila perdicera. Una gran pérdida para la fauna autóctona. Esta especie, de hecho, todavía presente en Sicilia, en territorio sardo, se extinguió en la década de 1980 y fue reintroducida solo el año pasado con la liberación de cinco ejemplares, vinculados a un programa específico de repoblación.

La noticia despertó un profundo enojo entre los ambientalistas y entre las asociaciones que luchan por ella protección de la vida silvestre. En primer plano, el desdén de LIPU que ha vuelto a centrar la atención en el triste e incesante fenómeno de la caza furtiva.

La posición adoptada por el La Liga Italiana de Protección de las Aves fue clara al respecto: se necesita una señal decisiva del gobierno, no solo a través de la rápida y plena activación del Plan Nacional Anticaza Furtiva, que según la asociación está luchando por despegar, sino también a través de un gesto fuerte y simbólico. "Como el cierre indefinido de la caza en toda Cerdeña”, Señaló la LIPU.

Caza furtiva en Italia

La idea de la Liga Italiana de Protección de las Aves está más que justificada si se piensa en el panorama sombrío que distingue a la caza furtiva en nuestra península. No pasa una semana en la que los periódicos no den a conocer noticias de denuncias o grandes incautaciones de fauna, que conciernen especialmente a las aves pero no solo.

La caza furtiva se distribuye uniformemente por todo el territorio nacional. Sin embargo, existen algunos puntos calientes, principalmente debido a la falta de controles. Además, cada área ha desarrollado un tipo distinto de caza furtiva y se ha dirigido a diferentes especies. ¿Algunos ejemplos?

Según lo especificado por LIPU, entre las zonas más calientes se encuentran los valles de Brescia y Bérgamo, donde la caza ilegal afecta principalmente a paseriformes protegidos como herrerillos, petirrojos, ruiseñores y varias otras especies. Aquí se capturan los pequeños ejemplares con arcos, verdaderos instrumentos de tortura que rompen las patas de las aves manteniéndolas intactas, para que puedan ser utilizadas en un plato típico de la zona: polenta y osei.

Los picos de caza furtiva también se encuentran en las islas. los Estrecho de mesina es el lugar de elección de los cazadores furtivos, siendo el punto de paso de multitud de aves migratorias como cigüeñas y halcones. En territorio sardo, precisamente en la provincia de Cagliari, cada año entre 300.000 y 600.000 petirrojos, tordos y mirlos son cazados ilegalmente con redes y trampas. Los pobres ejemplares son brutalmente asesinados para ir a enriquecer las arcas de los restaurantes locales que los utilizan para preparar los llamados "grive", las brochetas de pájaros.

No hay paz para el lobo

La víctima por excelencia de la caza furtiva italiana es también el lobo. Según lo informado por el WWF, un verdadero clima de odio se ha encendido contra este extraordinario mamífero, lo que conduce a una serie ininterrumpida de episodios de caza furtiva. Se estima que cada año en nuestro país mueren unos 300 lobos de humanos. De estos, al menos uno de cada dos es presa de los cazadores furtivos, cada vez más despiadados y sedientos de sangre.

Es probable que esta guerra lenta conduzca a una completa extinción del lobo en nuestro territorio. Si se produjera esta hipótesis, veríamos no solo una pérdida grave de biodiversidad sino también un impacto muy fuerte en equilibrios naturales ya muy comprometido. Está claro que se deben tomar medidas inmediatas para detener permanentemente la caza furtiva.



Video: El Águila Real se encuentra entre las especies en peligro de extinción (Mayo 2022).